Verduras asadas

verduras cortadas

Esto no tengo muy claro si ponerlo como plato o como ingrediente, ya que la costumbre que tengo es hacerlas a comienzo de la semana y luego ir tirando de ellas durante el resto de la semana en los platos que se me van ocurriendo sobre la marcha, vale… parece que ingrediente.

Las verduras asadas son muy sencillas de hacer y aguantan casi toda una semana para que las vayamos consumiendo poco a poco peleando lo justo en los fogones. Yo he utilizado esta vez: una berenjena, un pimiento rojo y un calabacín y medio que tenía en el cajón de la nevera, sobre todo porque los compro con muy buena fe, pero de normal me da bastante pereza tener que cocinarlos para algo concreto. Limpio todos los ingredientes y preparo una bandeja para meter en el horno con un poco de aceite en la base, empiezo a cortar las verduras algo parecido al modo “juliana”, vamos que a tiras finas y largas pero algo más gruesas (yo no pelo las verduras, eso lo dejo a vuestro parecer). Cuando ya las tenemos las colocamos en la bandeja, en un lado el calabacín, luego el pimiento y luego la berenjena, otro chorrito de aceite por encima y al horno, previamente calentado ambos fuegos a 200.

Ahora lo dejamos en el horno y a esperar… siento no poder decir un tiempo exacto, pero esto depende sobre todo de la cantidad de verdura que tengáis en la bandeja. Yo por ejemplo a los 10 minutos he tenido que abrir el horno y mover un poco la verdura, para asegurar que se haga toda lo mejor posible. La verdura esta hecha cuando veáis que va adquiriendo ese tono algo traslucido, húmedo o tostado, algo así como cuando la sofreímos.

Ahora a consumir, una forma muy sencilla es coger un diente de ajo, partirlo en trocitos y con aceite de oliva y pan, mmmmm. También las podemos usar en cuscús, pizzas, tortillas… vamos una infinidad y bien sencillo, eso si, conservarlas bien en un tupper cerradito en el frigo.

verduras asadas