Tempura de verduras

tempura_1_foto

Una forma fantástica de disfrutar verduras como el calabacín, el champiñón, el pimiento o los espárragos trigueros es en tempura.

En este caso la tempura es solamente de calabacín y champiñón. Así que con media bandeja de champiñones que tenía en el frigo y algo más de medio calabacín nos podemos poner manos a la obra. Para hacer la tempura existen harinas especiales, que sólo mezclando con agua bien fría funcionan, en mi caso la tempura esta hecha con 3 buenas cucharadas de harina de trigo (la básica), 2 cucharaditas de levadura en polvo, cerveza bien fría y aceite de girasol para freir.

En primer lugar preparamos las verduras, lavamos los champiñones y partimos en trozos medio largos y gruesos el calabacín. Ahora ponemos una sartén o cazuela para freír la tempura en abundante aceite, es importante que el aceite cubra bien las verduras para que se haga correctamente. Mientras calentamos el aceite preparamos la pasta para la tempura: la harina, la levadura y un buen chorro de cerveza, debemos de conseguir una masa cremosa y suave que cubra a las verduras, pero corra con soltura, una de las mejores formas de conseguirlo es ir echando la cerveza poco a poco si nos pasamos de harina lo solucionamos con más cerveza y listo. Cuando consigamos la tempura es fácil, sumergimos las verduras y al aceite, las freímos bien y con cuidado de no chafarlas les damos la vuelta para que se cocine por las dos caras, algo característico de la tempura es el rebozado hinchado que conseguiremos. Luego vamos despositando las verduras en tempura sobre un papel que absorba bien el aceite y listo!

Una propuesta de acompañamiento es con una salsa de soja con una cucharadita de miel y para acompañar lo que prefiráis, pero que sea ligero!

tempura_2_foto