Salsa de Soja

soja_foto

Me gustaría hacer referencia a la Soja, recordándonos a todos que es la legumbre más completa en relación al resto. Su riqueza en proteínas la convierte en un buen sustituto de la carne, además nos aporta energía en forma de grasas e hidratos de carbono y sus almidones se digieren lentamente, aportando un suministro constante de glucosa. Nos aporta minerales importantes para el organismo y vitaminas del grupo B, entre otros.

Pues habiendo presentado a esta gran legumbre, voy a comentar curiosidades de la Salsa de Soja, pues es una salsa que normalmente tengo en mi nevera y hacemos uso de ella. En primer lugar que la salsa de soja, es una mezcla de Soja, agua, trigo tostado y sal.

Tiene su origen en China, y se elabora tradicionalmente mediante la fermentación de granos de soja y trigo tostado, acomodados en bloques que se sumergen y sacan varias veces en un caldo frío de agua y sal. Este proceso dura casi un año, y se desarrolla en ollas de barro. Actualmente, podemos encontrar en el mercado, salsas de soja que aunque están elaboradas de forma totalmente automatizadas, el proceso de elaboración y fermentación es igual de natural.

Es rica en sodio y tiene un altísimo potencial antioxidante. Ideal para acompañar verduras, arroz, sopas y para marinar carnes, aves, pescados. De hecho, la recomiendan para condimentar 2 o 3 veces por semana, pues por la experiencia de su uso en siglos , confirman que sus nutrientes son más asimilables.

Dicho esto, os animo a que en vuestra despensa tengáis a mano un frasco de Salsa de Soja, yo me alegro de tenerlo y consumirlo. Eso sí, descartando siempre aquellas que en sus ingredientes contengan otros como: jarabe de maíz, caramelo, colorantes y otros…