Quiche de verduras

quiche_verd_3

El quiche de hoy lo hemos preparado con zanahorias y calabacines que teníamos abandonados en el frigorífico. La receta es muy fácil, prácticamente igual que la del quiche de bacon y queso emental.

Así que para la receta vamos a utilizar: una base de pasta quebrada congelada o refrigerada (de la que encontremos en el supermercado), un calabacín grande, 3 zanahorias medianas, un vaso de leche, 2 huevos y nuez moscada. Además para darle un sabor dulzón vamos a añadir unas pocas pasas que nos quedaban olvidadas por la despensa. En primer lugar extendemos la masa y la colocamos sobre nuestro molde mientras precalentamos el horno a 180º ambas partes. Cuando este caliente introducimos la masa en el molde previamente habiendo hecho un pequeño dibujo con el tenedor en la base para evitar que la masa suba. La sacaremos en unos 8 minutos cuando comience a dorarse.

Mientras, tenemos que lavar y cortar en trocitos muy pequeños las zanahorias y el calabacín, luego lo añadimos a una sartén con un poquito de aceite de freír y con la tapa puesta vamos dejando que se sofría para que la verdura quede tierna y cocinada. Cuando este lista la echamos directamente sobre la masa quebrada y la esparcimos por toda la base junto con las pasas que también hemos partido. Ahora nos queda preparar la crema con la que vamos a convertir esta trota de verduras en nuestro quiche. Batimos 2 huevos junto con dos pellizcos de nuez moscada y un vaso de leche y cuando lo tengamos bien mezclado lo añadimos sobre las verduras intentando distribuir toda la mezcla. Ahora al horno de nuevo y a esperar. Sabremos que esta listo cuando notemos que la parte superior esta dorada y que la mezcla se ha cuajado. Lo retiramos, dejamos que  se enfríe un poquito y a disfrutar. A mi lo que más me gusta de este tipo de cosas es que siempre dura más de una comida, jeje.

quiche_verd_1quiche_verd_2quiche_verd_5

quiche_verd_4