Pollo rebozado con kikos

pollo rebozado con kikos

Siempre había querido probar una forma de hacer la pechuga de pollo que quedará más crujiente, así que esta vez me anime a comprar kikos para preparar el pollo rebozado directamente con este tipo de maíz. Así que una pasada rápida a comprar un paquete grande (no de los pequeños de los kioscos) de kikos o de maíz frito pero del que tiene ese acabado tierno que lo podemos chafar con los dedos, no de los que sigue siendo duros mientras lo masticamos. Pues bien, primero de todo preparar los kikos que vamos a medio triturar, para ello cogemos un mortero o un tarro y añadimos un pequeño puñado que vamos machacando suavemente, así poco a poco vamos añadiendo maíz y consiguiendo el maíz triturado que usaremos para rebozar el pollo.
Ahora tenemos varias opciones, hacer el rebozado de kikos sólo con los kikos, añadiendo huevo al rebozado y añadiendo pan rallado a los kikos. En este caso, yo decidí no complicarme la vida ya que tenía el maíz bastante triturado y el pollo muy tierno y sólo utilizar el maíz.
Ponemos una sartén en el fuego con un poco de aceite a fuego medio y el pollo bien cortado lo vamos rebozando y aplastando en un plato contra los kikos que hemos triturado, asegurándonos de que se pegue bien al pollo. Una vez rebozado freímos y vamos controlando que el aspecto del pollo vaya quedando doradito sin quedar quemado. Ahora lo vamos sacando con una buena hoja de papel de cocina para que absorba el aceite y cuando acabemos… listo! podemos improvisar la salsa que más nos apetezca para mojar esta delicia, yo personalmente me decanto por una de tomate y pimiento picante,  ummmmmm.