Moussaka V.2

Moussaka_3_foto

Abro el frigo y me veo dos hermosas berenjenas y pienso: hoy toca Moussaka!

Para preparar esta receta, he utilizado los ingredientes que tenía en casa, así que he hecho una versión improvisada de moussaka: berenjena, carne picada, pimiento verde, cebolla, patatas, calabacín, tomate frito y queso parmesano.

Como veis falta la bechamel en mis ingredientes, pero es que no soy muy fan de la leche, así que suelo prescindir de ella para hacer está versión de moussaka.

Normalmente, no añado ni calabacín ni pimiento verde, pero aproveché que los tenía en la nevera y tenía que darles salida. Eso sí, os aconsejo que no prescindáis de las patatas, le dan un toque muy pero que muy bueno!

Cortamos en rodajas la berenjena, el calabacín y las patatas. Asamos las berenjenas y reservamos. Lo mismo con los calabacines y freímos las patatas. No hace falta cocinar del todo nuestros ingredientes, ya que se acabarán haciendo en el horno.

Picamos la cebolla, la pochamos en la sartén y añadimos el pimiento cortado en trocitos. Cuando la cebolla esté dorada, añadimos nuestra carne picada previamente salpimentada. Cocinamos y añadimos nuestro tomate frito casero. En post anteriores, podéis ver cómo preparar de manera sencilla el tomate frito.

Ahora montamos la moussaka en una fuente apta para horno. Siempre empiezo y acabo con una capa de berenjenas. El orden de las capas esta vez fue: berenjena, patata, queso, carne, queso, calabacín, berenjena y queso.

Una vez lista, la metemos en el horno para que se acaben de cocinar nuestros ingredientes y el queso se funda y se dore. Pues ale, a comeeeeer! Ñam!

Moussaka_1_foto

Moussaka_2_foto