Delicias de hojaldre rellenas

delicias de hojaldre saladas

Estas delicias que tanto nos recuerdan a las frivolidades que podemos encontrar en cualquier horno o pastelería, son ideales como aperitivo o complemento de una cena ligera, ya sabéis: ensaladas, cremas, hervidos… Son muy sencillas de hacer, pues solo vamos a necesitar unas placas de hojaldre, de esas que venden en la sección de congelados del super, lo que más nos guste para rellenar, que en este caso nos hemos decidido por una lata de anchoas y algo de chorizo que me quedaba en el frigo y por último un huevo.

Y ahora algo tan sencillo como, tras descongelar nuestras placas de hojaldre como indica en su envoltorio, estiramos las masas (sin amasarlas y trabajarlas) intentando dejarlas lo más finas posible. Extendemos una de ellas en la bandeja del horno que vayamos a usar (para que no se pegue yo espolvoreo de harina la bandeja) y procedemos a rellenar. Mientras procedemos a rellenar, precalentamos el horno a unos 220º.

Batimos el huevo y pintamos la placa de hojaldre que vamos a rellenar, yo uso un pincel de silicona apto para la cocina, pero sino tenéis podéis usar una espátula, cuchara o incluso vuestras manos… eso si, siempre bien limpias. Cuando lo tenemos pintado, vamos colocando en linea las anchoas, dejando entre linea y linea un hueco por el que luego cortaremos, y lo mismo hacemos con el chorizo (para ello lo he cortado previamente en tiras). Una vez hemos colocado las anchoas y el chorizo, lo tapamos con la otra placa de hojaldre, presionando para que se peguen y unan lo mejor posible, y pintamos la superficie con el huevo. Cortamos en tiras (por los huecos que hemos dejado) y luego volvemos a cortar perpendicularmente, intentando formar pequeños rectángulos. Acto seguido, los horneamos a unos 220º durante 10 – 15 min y cuando estén dorados y crecidos…

Vualá!!!