Bolas de patata rellenas de ternera

bolas_patata_mitad

Atención… esta receta es un currazo con el que podremos quedar como auténticos cracks. Saliendo un poco de las recetas fácil os voy a contar esta con la que podréis quedar como auténticos chefs. Aunque también es verdad que es un plato que seguro podéis encontrar congelado… aunque como bien sabemos… no es lo mismo.

Vamos a necesitar para las bolas de patata: 3 patatas, 1 huevo, (podemos añadir queso rallado tipo mozarella, aunque yo no he usado pero le dará algo más de elasticidad a la patata), media bandeja de carne picada, pimienta, orégano y sal y para el rebozado: harina, pan rallado y huevo batido. En esta ocasión salieron unos 22 bolas de patata rellenas de ternera picada. Ahora… manos a la obra!

En primer lugar preparamos los ingredientes: por una parte freímos la carne con un poco de aceite y bien especiada, aquí podemos poner lo que nos apetezca, en nuestro caso pimienta y orégano pero podemos sazonarla de la forma que más nos apetezca, desde curry hasta picante. Por otro lado pelamos las patatas y las ponemos a hervir en un cazo con agua y un pellizco de sal. Una vez cocida la patata la escurrimos y la trituramos bien, con un pasa purés o con un tenedor y mucha paciencia, es importante que la patata este bien triturada. Añadimos a la patata el queso rallado (si queremos ponerle) y un huevo y lo mezclamos todo bien consiguiendo una masa homogenea. Ahora dejamos enfriar para poder trabajar más tarde con las manos. Después de unos 10 minutos nos preparamos el plato de la carne picada, el de la pasta de patata, un plato hondo lleno de harina y otro plato o bandeja con harina espolvoreada en la base, que será donde dejaremos nuestras bolas. Ahora llega la parte complicada y laboriosa. Con las manos espolveradas también en harina, cogemos una buena cucharada de masa y nos la ponemos en la palma de la mano, con los dedos hacemos un hendido grande en la parte central de la bola, en la que añadiremos la ternera picada y con mucho cuidado iremos cerrando la bola acompañando con la mano la pasta de patata para sellar la pelota. Una vez sellada la pasamos por la harina para acabar de darle forma redonda y listo. Después de ver como hacemos una podemos hacerlo por fases, primero todas las bolas de patata, luego rellenar de carne, luego cerrar, enharinar y terminar con la forma redonda. Cada vez tendréis más claro que cantidad de carne es adecuada para cada bola, aunque debería de ser más o menos iguales. Si nos sobra de alguna de las cosas tranquilos… ya se nos ocurrirá como gastarlo.

Ahora podemos meter las bolas en el frigorífico para darles mayor rigidez. Mientras limpiamos todo, que seguro que nos hace falta y preparamos 2 platos más… uno con pan rallado y otro con dos huevos batidos, una sartén con medio litro de aceite de freír donde podamos echar las bolas sin que se queden pegadas en la base del cazo y un plato o bandeja que pondremos con una servilleta o papel de cocina para absorber todo el aceite. Ahora con paciencia… vamos rebozando igual que hacíamos con las croquetas: primero en el huevo, luego por el pan y por último al aceite bien caliente, donde iremos dandole la vuelta mientras flotan en el aceite, así hasta que se quede bien doradas como en las fotografías. Luego sobre el papel absorbente y listo.

Para acompañar las bolas de patata rellenas de ternera picada se puede usar cualquier salsa que se nos ocurra, en este caso hice una a base de mayonesa mezclada con comino y otra de pimiento rojo sofrito junto con un calabacín y un diente de ajo, bien pasado por el turmix y para gozar, jeje.

Como veis es un currazo aunque os van a salir un montón de bolas para compartir en la cena, si os lanzáis en la piscina avisar y vamos a probar como os han quedado! Y aquí unas fotos para acompañar todo el proceso:

bolas_patata_ing

bolas_patata_huecosbolas_patata_carnebolas_patata_sellandobolas_patata_rebozandobolas_patata_freirbolas_patata_mesabolas_patata_enteras