Albóndigas en salsa de zanahorias y melocotón.

albondiga_zanahoria_melocoton_1

A mí, me gusta improvisar en la cocina, y depende del plato te da mas o menos juego para hacerlo. En este caso, voy a elaborar unas albóndigas y para ello vamos a necesitar: un recipiente hondo, donde pondremos la carne picada (mas o menos 1 kg.), esta puede ser de ternera, cerdo o mixta, la sazonaremos con un poco de sal, un poco de perejil trinchadito, un diente de ajo (trinchadito muy pequeño), un puñadito de piñones, la yema de un huevo, dejando la clara para luego, y una cucharada de pan rayado que nos ayudará a que no se deshagan cuando estas se cocinen. Lo mezclamos todo bien y comenzamos a hacer bolitas, intentando que sean todas mas o menos iguales.

Si veis que es mucho trabajo, también podéis comprar las albóndigas ya hechas en el supermercado o en la carnicería de confianza.

Bueno, pues otra vez me he decantado por una salsa dulce, así es que he cogido 3 zanahorias de la nevera, una cebollita tierna que me quedaba y 2 melocotones, poco apetecibles ya para el postre pues estaban empezando a arrugarse, un poquito de vino blanco dulce, canela y un poco de sal.

Ahora que lo tenemos todo preparado comenzamos a cocinar…  Cogemos nuestra cazuela guisera, poniéndola en el fuego con un poco de aceite, y en un plato batiré la clara que tenía reservada. Si las albóndigas las compráis hechas, entonces emplearemos un huevo entero para rebozarlas posteriormente. En otro plato pondré un poco de harina (para esto yo suelo usar Maizena, que es harina de maíz) y ya sabéis, pasamos las albóndigas por un poco de harina, luego por la clara o huevo batidos y a la cazuela. Cuando las albóndigas ya están listas, incorporamos las zanahorias troceadas en discos, la cebolla troceada  y los melocotones troceados en daditos. Seguidamente le añadimos un chorro generoso de vino dulce, un poquito de canela y sal. Lo dejamos a fuego lento el tiempo necesario para que nuestras zanahorias queden blanditas y la cebolla y melocotón pochados y… recordar que, si vemos que mientras se están cocinando se ha espesado mucho la salsa, podemos añadirle un poquito de agua. Sacamos las albóndigas y trituramos el resto.

Vualá!!

Como veis, es un plato ideal como un segundo plato, o como una cena con algo de guarnición.

albondiga_zanahoria_melocoton_2